Lomas/Avellaneda/Lanús: Paro de la línea de colectivos DOTA corto los puentes y generó un verdadero caos

Un sorpresivo paro de colectivos que afectó ayer a más de 60 líneas de colectivos afecta el normal desarrollo del transporte público en el conurbano bonaerense y el gran Buenos Aires. Cerca del mediodía un grupo de choferes decidió cortar los puentes Pueyrredón y Alsina para llevar adelante la protesta, lo que generó un clima de tensión entre ellos y los automovilistas, quienes querían pasar pese al corte. Más temprano también cortaron el puente La Noria.

Según informó Walter Fernández, uno de los delegados de las líneas afectadas, decidieron hacer el paro para solidarizarse con dos choferes delegados que fueron despedidos y que al pedir respaldo en la UTA, gremio al que pertenecen, no encontraron apoyo. Además, el reclamo también se debe a un pedido de recomposición salarial y a mejores condiciones de trabajo.

“Venimos de una serie de reclamos desde hace bastante tiempo y el detonante fue el despido de dos delegados que tenían mandato vigente”, explicó Fernández, mientras sus compañeros cantaban en contra del actual secretario general de la UTA, Roberto Fernández.

El momento de más tensión fue en el Puente La Noria cuando un automovilista que llevaba a un familiar enfermo intentó cruzar y los colectiveros se lo impidieron. El conductor, enojado, rompió el vidrio de uno de los colectivos que estaban cortando el tránsito. Luego de ese incidente, y tras la llegada de efectivos de la Policía Bonaerense, los choferes decidieron abrir un carril y dejar que lentamente avancen los autos.

Cerca de las 15:30 de la tarde los choferes que estaban en el puente La Noria decidieron levantar el corte y reunirse en una de las sedes de la empresa para evaluar los pasos a seguir.

“Es posible que se sigan sumando líneas al reclamo. Se están haciendo asambleas permanentes. El paro no tiene un corte. No hay horario para que se levante. Es ilimitado”, sostuvo Fernández. Luego, agregó: “Tenemos un desfasaje salarial. Estamos pasando hambre y tenemos un sueldo de miseria para el trabajo que hacemos”.

La medida de fuerza comprende a todas las líneas DOTA y asociadas, como las empresas satélites NUDO, San Vicente y Tomás Guido. En principio, las líneas de colectivo del área metropolitana implicadas son 5 – 6 – 7 – 8 – 9 – 10 – 20 – 21 -2 3 – 24 – 25 – 28 – 31 – 44 – 50 – 51 – 56 – 57 – 74 – 76 – 79 – 84 – 91 – 99 – 101 – 106 – 107 – 108 – 117 – 130 – 135 – 146 – 150 – 161 – 164 – 168 – 177 y 188.

“Es posible que se sigan sumando líneas al reclamo. Se están haciendo asambleas permanentes. El paro no tiene un corte. No hay horario para que se levante. Es ilimitado”, sostuvo Fernández. Luego, agregó: “Tenemos un desfasaje salarial. Estamos pasando hambre y tenemos un sueldo de miseria para el trabajo que hacemos”.

La afectación del servicio también comprende líneas provinciales. En el ámbito municipal, no funcionan los colectivos 256 – 263 – 271 – 299 – 370 – 373 – 384 – 385 – 388 – 403 – 405 – 421 – 429 – 435 – 540 y 543.

DOTA corresponde a las siglas de Doscientos Ocho Transporte Automotor S.A. Se fundó en 1955 como operadora de la línea 208 que actualmente es la 28, que por entonces unía la estación Constitución con el Puente Alsina. Actualmente el colectivo recorre los barrios porteños de Retiro, Liniers y Ciudad Universitaria y los puentes Alsina y La Noria cruzando la avenida General Paz.

El comunicado de la UTA

El Consejo Directivo Nacional de la UTA emitió un comunicado firmado por el secretario general del gremio, Roberto Fernández en el que descalifica el reclamo de los choferes que están cortando los puentes, advierte que el nuevo gobierno está en un proceso de adaptación y acusa a la empresa DOTA de apoyar el paro de sus propios empleados.

“Las medidas están siendo orquestadas por un grupo de dirigentes que perdió las elecciones de nuestro gremio y que no tiene, por lo tanto, ninguna autoridad orgánica”, indicó Fernández, al tiempo que remarcó que “este grupo recibe además el apoyo evidente de la Empresa Grupo Dota SA, que les presta colectivos y facilita el acceso a lugares de trabajo para realizar asambleas”. «Se pueden calificar sin temor como tareas de agitación», afirmó.

“Llama mucho la atención que estos hechos ocurran a menos de una semana de la asunción del nuevo gobierno democrático, al que todos los sectores nacionales le están dando un lógico tiempo de adaptación a los nuevos cargos”, explicó Fernández en el comunicado. Luego, acusó al Grupo Dota se “alentar un conflicto inexistente con efectos desestabilizadores, a espaldas del gremio y confundiendo a los usuarios».

Comentarios