Copa Sudamericana: Independiente logró el pase de ronda y Ariel Holan un poco de paz

En medio de rumores acerca de la continuidad de Ariel Holan y de la renovación del plantel, Independiente encontró en la Copa Sudamericana un salvavidas del cual sujetarse para seguir navegando en el final de una temporada agridulce. Superó con holgura a un débil Binacional, que había sido apabullado en Avellaneda (4-1) y poco pudo hacer en Arequipa. Fue triunfo del Rojo 2-1 con goles de Pablo Hernández y Cecilio Domínguez para cerrar una serie contundente y avanzar a la segunda ronda.

Cómodo con la ventaja, el equipo argentino salió a jugar de igual y, pese a los 2.300 metros de altura, se lo notó suelto. Como el local tenía que atacar para intentar recortar diferencia, pero no tenía claro de qué manera hacerlo, el equipo de Ariel Holan disponía de espacio en terreno ajeno para asociarse y crear las situaciones de gol más claras.

Y llegó con opciones variadas: un remate potente de Pablo Pérez desde 40 metros, típico bombazo en la altura que fue bajando y obligó a una atajada providencial de Michael Sotillo. Luego fue el uruguayo Silva el que trepó por izquierda, combinó con Gaibor y sacó un derechazo seco que nuevamente tapó el arquero peruano. También tuvo sus chances Guillermo Burdisso, que ganó dos veces en el área peruana de cabeza pero no pudo direccionar el remate.

El reloj era un aliado más para Independiente. Porque Binacional apuraba las acciones pero sin un sentido claro. No lograba una salida prolija y mucho menos podía penetrar a la línea defensiva del Rojo. Apenas alguna gambeta de Andy Polar, el 10 habilidoso de los peruanos, que tenía poca compañía y terminaba neutralizado.

En el segundo tiempo llegó el premio para el equipo argentino y la tranquilidad final, si es que alguien podría temer una remontada de Binacional, más utópica que probable.

Fue Pablo Hernández quien abrió la cuenta con un latigazo de zurda. Y destrabó definitivamente el partido. Enseguida Cecilio Domínguez estiró la ventaja. Gambeteó al arquero y tocó al gol tras un buen pase filtrado de Pablo Pérez.

No hubo equivalencias. No hubo suspenso. El gol del descuento de los peruanos (una buena definición cruzada de Héctor Zeta) fue sólo un consuelo.

Así el equipo de Holan, que llegaba envuelto en dudas por la eliminación en la Copa Superliga frente a Argentinos, encuentra un sostén en el objetivo de la Sudamericana.

Ahora el Rojo deberá esperar por su rival en la segunda fase (16avos) al que conocerá tras el sorteo que se realizará el 13 de mayo. El juego de ida será entre el 21 y el 23 como visitante. Y una semana más tarde se definirá la llave en Avellaneda.

Para la segunda fase de la Sudamericana a los 22 equipos que se clasificaron por ganar la primera ronda se les suman los ocho equipos que finalicen terceros en sus grupos de la Copa Libertadores y los dos “mejores perdedores” de la tercera instancia de repechaje.

Comentarios