Superliga: Empate en uno entre Defensa y Unión pero es histórico lo del hacón

Defensa y Justicia vio trunco su deseo de llegar a la última fecha con posibilidades matemáticas de ser campeón al igualar en la última jugada 1 a 1 como local frente a Unión de Santa Fe, al cabo de un aceptable encuentro disputado en el estadio “Norberto Tomaghello”, por la vigésima cuarta fecha de la Superliga.

Augusto Lotti, a los 44 minutos del complemento, inauguró el score para el conjunto santafesino, en tanto, Matías Rojas, a los 52 del mismo período, estableció la paridad definitiva para el “Halcón”.

Unión estaba a un paso de llevarse un triunfo que le hubiera permitido sumar tres puntos muy importantes de cara a su clasificación a la Copa Sudamericana 2020.

Con la cabeza en Florencio Varela pero también en Victoria, el conjunto dirigido por Sebastián Becaccece intentó durante los noventa minutos vulnerar el granítico dispositivo defensivo de su sólido adversario.

Pese a ejercer el control casi monopólico del balón, el dueño de casa no tuvo la fluidez de siempre, circunstancia que se fue acrecentando a medida que pasaban los minutos y más aún cuando sus jugadores y su neurótico entrenador (fue expulsado por ingresar al campo de juego para festejar el gol de su equipo) tomaron conocimiento del gol de Racing en el norte del Gran Buenos Aires.

Producto de la necesidad y al advertir que su diagrama táctico no le permitía penetrar en la retaguardia “Tatengue”, el técnico del anfitrión excluyó a Ignacio Aliseda para posibilitar el ingreso de Bautista Merlini en pleno primer tiempo pero dicha variante tampoco arrojó los resultados esperados.

La visita se plantó con suficiencia especulando con la desesperación de su oponente aunque se tomó muy poco en serio sus incursiones ofensivas. Apenas el solitario Franco Troyansky generó alguna zozobra en medio de un trámite que pareció ser un plano inclinado hacia el arco del veterano Nereo Fernández.

Con la solvencia del moreno Yeimar Gómez Andrade y un mecanizado planteo que prescindió de lujos, el equipo que dirige Leonardo Madelón nunca se apartó del libreto pergeñado de antemano.

Los últimos minutos mostraron a un Defensa y Justicia que se regaló en su zaga en pos de la conquista que le diera una mínima esperanza, siempre y cuando Tigre lograra empatar su partido.

Dicho desorden táctico lo pagó muy caro después de un contragolpe comandado por Javier Méndez desde la izquierda, cuyo remate encontró una floja respuesta de Luis Unsaín, quien la dejó corta para que Lotti defina sin problemas.

En la última maniobra del encuentro, la excelsa pegada del paraguayo Matías Rojas encontró esta vez la inestimable colaboración de Nereo Fernández, a quien de manera inexplicable se le escurrió un balón de fácil resolución.

Este punto muy festejado por la parcialidad local, es de suma importancia en la lucha que mantiene Defensa y Justicia con Boca por el subcampeonato, apenas un premio consuelo después de una campaña histórica que lo coloca por primera vez en zona de Grupos de la Copa Libertadores de América.

Comentarios