Lomas de Zamora: Vecinos impidieron la demolición de una casa histórica en Temperley

La rápida reacción vecinal logró torcerle el brazo al intendente Martín Insaurralde, al menos temporalmente, y bregan por la protección del patrimonio urbano y la identidad del barrio.

La habilitación de otro supermercado chino y la posible demolición de una casona histórica provocaron la ira de gran cantidad de vecinos de Temperley Este, cuya rápida reacción forzó la suspensión temporal del proyecto comercial que se instalaría en Colón 66.

A pesar de ello, temen que la decisión adoptada por el gobierno de Martín Insaurralde no sea más que “una distracción”, motivo por el cual ya trabajan en la redacción de un amparo para presentar en la justicia de ser necesario.

Nucleados en la asociación Vecinos de Temperley Este (AVTE), piden a gritos que protejan la identidad barrial y el patrimonio histórico de la ciudad. En el barrio manifestaron su bronca calificando la primera medida como “vergonzosa”, mientras que otros dijeron estar “hartos de los atropellos”.

Según explicaron en el Concejo Deliberante, aunque es una zona residencial, allí está permitida la habilitación de este tipo de comercios, sin embargo los habitantes del lugar aseguran que en un radio de cinco cuadras hay cinco autoservicios chinos.

La fuerte oposición vecinal habría hecho recapacitar al inversor, que analiza no insistir con su proyecto por lo que crecieron los rumores sobre que en reemplazo del súper se construiría un complejo habitacional.

Desde la asociación Fuenteovejuna, entidad que brega por la preservación del patrimonio urbano, explicaron que ésta es una casona de arquitectura representativa y única de Lomas -casa chorizo con detalles anglo-, en donde viviera T. J. Atkins, directivo de la antigua empresa británico-argentina Barracas Gas.

Dicha propiedad data de la década del ‘20 y por ende protegida por las Ordenanzas 16.084 y 16.087 que lo establece para edificaciones anteriores a 1960, debiendo toda modificación o cambio de uso ser aprobado por una Comisión de Patrimonio.

Guido Paternó, miembro de AVTE, que ocupó la Banca 25 en el recinto y terminó por convencer al oficialismo de frenar “esta locura”, aclaró que la casa, emplazada en un terreno de 8,66 por 50 metros, se encuentra en perfectas condiciones.

Al ser consultado por este medio, el contribuyente transmitió el malestar que aún sobrevuelva en el barrio a pesar del logro. “Es triste que los vecinos tengamos que cuidanos de quienes tendrían que velar por nuestros derechos, nuestra seguridad y calidad de vida”.

Paternó admitió que el colectivo vecinal también se opone a la posible construcción de un complejo habitacional: “Basta de tirar casas, de asfaltar adoquinados y vulnerar la identidad de nuestros barrios”, subrayó.

Comentarios