Lomas de Zamora: Misterio en el asesinato de Pamela Ayala aunque la policía tiene pistas concretas

Pamela Ayala, la joven de 28 años que el domingo murió tras haber sido ejecutada de un tiro en la cabeza, frente a la vivienda de su madre, en la localidad bonaerense de Villa Centenario, en el partido de Lomas de Zamora, habría sido víctima de un femicidio, aunque el criminal le habría robado un bolso y un teléfono celular. Se cree que la muchacha conocía al autor del bestial crimen. Horas antes del fusilamiento, la mujer estuvo con su ex marido y a su vez habría participado de una ceremonia del rito umbanda.

Los voceros del departamento judicial lomense revelaron que los funcionarios determinaron, en base a testimonios y a las imágenes captadas por cámaras de seguridad, que el agresor se desplazaba en un Peugeot 505 bordó y que, durante la semana pasada, habría concurrido varias veces a buscar a la muchacha, en una finca situada en la calle Andrés Bello al 200, entre Rawson y Puerto Argentino, en Villa Centenario, y en cuya vereda ocurrió el asesinato, que se consumó con un arma de fuego 22 largo, que sería una pistola.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, hasta las 21 del 24 de octubre, la mujer estuvo junto a su ex marido, de 44 años, con quien tuvo relaciones íntimas y a quien le dijo que le cuidara a su hijo, de 2, porque ella tenía que salir en compañía de una de sus primas, aunque le solicitó que a las 3 del domingo la pasara a buscar en un remis, ya que lo esperaría en la esquina del Camino Negro y Martín Rodríguez, en Villa Centenario.

Momentos después, Pamela se reunió con su actual pareja, de 40 años, quien testimonió que estuvo con la víctima durante una hora y que la joven le señaló que iba a participar de una ceremonia umbandista.

Este hombre añadió que la mujer le envió, a la 1 del domingo, un mensaje por WhatsApp, en el que le contaba que una persona la había alcanzado hasta el cruce de Andrés Bello y Martín Rodríguez.

El testigo sostuvo que, a la 1.06, la muchacha le envío otro mensaje, por esa misma vía, para decirle que ya había arribado a la casa de su madre, en Andrés Bello al 200.

Trascendió que a la 1.15 del domingo, el homicida sujetó fuertemente del cuello a la joven y entonces trató de estrangularla, para luego dispararle en el cráneo a muy corta distancia, provocándole la pérdida de parte de la masa encefálica. Pamela falleció mientras era asistida por los médicos en el Hospital Doctor Oscar Alende, en Ingeniero Budge.

Las distintas pruebas de la causa hacen presumir que la mujer conocía al asesino. A la víctima le habrían sustraído un celular y también un bolso, que sería rosa o violeta.

Intervino en el expediente, que fue caratulado “Homicidio”, la doctora Mabel Adriana Lois, fiscal en turno de la Unidad Funcional N° 6 de los tribunales de Lomas de Zamora.

Comentarios