Ezeiza: Detienen a policía aeroportuario por haber asesinado a un compañero

Un oficial de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) fue detenido en las últimas horas acusado de haber asesinado de un balazo a un compañero suyo el 23 de febrero en la localidad bonaerense de El Jagüel, en el marco de una disputa por problemas sentimentales, informaron fuentes policiales y judiciales.

Se trata de Federico Julián Moyano (26), quien fue aprehendido en la base de Infantería de la PSA, situada en el hangar de Aerolíneas Argentinas ubicado en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, mientras estaba trabajando.

Fuentes policiales informaron que el fiscal Andrés Devoto, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 descentralizada en Esteban Echeverría, dispuso su detención como el presunto autor material del crimen del oficial Braian Emanuel Añasco (27).

Los investigadores secuestraron su auto Ford Fiesta Max de color gris, y el teléfono celular del acusado que fue sometido a peritajes. Además, personal policial realizó un allanamiento en la vivienda del imputado, ubicada en la localidad de Los Polvorines, partido de Malvinas Argentinas.

Según las fuentes, los efectivos hallaron un cargador de pistola .40 que coincide con la vaina servida de ese calibre secuestrada en la escena del crimen.

La detención se concretó luego del relevamiento de las cámaras de seguridad en el lugar del ataque y de testimonios recogidos en el barrio.

Los pesquisas también constataron que Moyano le envió algunos mensajes de WhatsApp a otra persona en la que afirmó que tenía intenciones de cometer este asesinato, añadieron las fuentes.

El hecho se registró en la noche del 23 de febrero, alrededor de las 22, en avenida Fair y Pedro Gandulfo de El Jagüel, partido de Esteban Echeverría, en la zona sur del conurbano.

Voceros judiciales dijeron que todo comenzó cuando Añasco estaba por ingresar a su casa situada en un barrio donde viven integrantes de distintas fuerzas de seguridad.

El oficial ayudante de la PSA regresaba a su vivienda tras haber cumplido su jornada laboral que habitualmente realizaba en la Unidad Operacional Ezeiza. En ese momento, Añasco fue sorprendido por un delincuente armado que efectuó un único disparo que le causó graves heridas.

La pareja de la víctima, también integrante de la PSA, estaba en el primer piso de uno de los edificios y escuchó la detonación, tras lo cual encontró al joven malherido de un balazo en el pecho.

Según las fuentes, el agresor se escapó del lugar sin haber consumado un robo, ya que se hallaron en poder de la víctima su reloj y su teléfono celular, entre otras pertenencias.

El oficial fue trasladado con ayuda de sus vecinos al hospital Santamarina de Monte Grande, donde fue atendido por los médicos pero murió como consecuencia de las lesiones sufridas.

Dado que en la zona se sabe que ahí viven policías y gendarmes, los efectivos de la comisaría 5ta. de El Jagüel descartaron, en principio, la hipótesis del intento de robo.

Al respecto, los pesquisas determinaron que un posible móvil del crimen pudo haber estado vinculado a su relación con su mujer y se investiga si lo asesinó por venganza, añadieron las fuentes.

Por último, en el momento del crimen la víctima no portaba su pistola reglamentaria porque la PSA dispone que una vez concluido el servicio los efectivos dejen las armas en la dependencia.

Comentarios