Copa de la Liga: Lanús lo tuvo todo y no trajo nada

Lanús cayó anoche ante Unión por 3 a 2en un partido vibrante desarrollado en el calor de la provincia de Santa Fe, luego de estar al frente dos veces en el marcador y ya en tiempo de descuento perdió luego de una floja respuesta del joven arquero granate en lo que se puede decir que es su primer error desde que es titular en el equipo del sur.

El partido fue de ida y vuelta de principio a fin, con Unión buscando su primera victoria en este floreciente torneo y Lanús haciendo lo propio pero para conservar el primer lugar.

Y en ese tipo de desarrollo hubo ganancia para los goleadores, empezando por Nicolás Orsini, que sobre el cuarto de hora nomás ya abrió la cuenta de la noche, que al final se iba a extender a cinco gritos en total.

Pero el que lo siguió con máxima precisión fue el ex Brown de Adrogué, Juan Manuel García, que empató para los santafesinos 20 minutos después de la primera conquista «granate».

Y si de goleadores se trataba, no podía faltar José Sand, que apenas transcurridos siete minutos del complemento volvió a saludar una red rival convirtiendo un tiro penal tras una infracción justamente a Orsini.

Pero como las tácticas de ambos, como pudo observarse, era el golpe por golpe, apenas tres minutos más tarde volvió a aparecer García para volver a empatar.

A partir de allí y como dispone el retocado reglamento pandémico, empezó la lluvia de cambios, que llegó a nueve, casi el cincuenta por ciento de los jugadores de campo presentes en el arranque del juego en el estadio 15 de Abril.

Y con tantas variantes el ritmo de partido decayó, más allá de lo pesada que estaba la noche santafesina entre el calor y la humedad.

Pero cuando el telón parecía caer definitivamente con el empate, que no hubiera sido injusto dado lo prodigado por ambos en los 94 minutos previos, uno de los que estaba fresco, Daniel Juárez, tomó el balón por derecha, nadie le salió a la marca y entonces, arengado por el entrenador Juan Manuel Azconzábal, disparó cruzado, a media altura, para doblarle las manos a Lautaro Morales y desatar el festejo de sus compañeros.

«Pegale, pegale», le gritó el «Vásco», y Juárez le pegó. El entrenador tenía razón y sus gritos en esa acción póstuma le valieron tres puntos que Unión andaba buscando y necesitando. Para Lanús, en cambio, todo fue frustración.

Comentarios