Lemon Pie, el gran postre de este milenio

Esta receta de lemon pie es muy fácil de hacer y queda un postre excelente, tanto en su dulce sabor como en presentación. ¡Los limones aportan unos maravillosos aromas al relleno de esta tarta, ya lo verás! ¡Anímate a hacerla con este paso a paso!

Porciones: 14

INGREDIENTES

Para la Masa

2 y 1/2 taza de harina 0000 o la que consigas (300 gramos)

Pizca de sal

1 cucharadita de polvo de hornear (levadura química, leudante). Si usas harina leudante, no utilices el polvo de hornear.

150 gramos de mantequilla a punto pomada (o manteca pomada como le llamamos en Argentina y Uruguay)

3 cucharadas de azúcar

2 yemas de huevos

1 huevo

2 o 3 cucharadas de leche o vino blanco (hay recetas que usan leche condensada y queso crema, pero con leche común es suficiente)

Si gustas, puedes incorporar unas gotas de esencia de vainilla. La vainilla le da un toque de sabor muy particular a este postre.

Para la Crema

5 yemas

1 taza de azúcar (200 gramos)

1 cucharada de almidón de maíz (fécula, chuño, espesante)

2 cucharadas de gelatina sin sabor (14 gramos)

70 cc de agua (algo más que un cuarto de taza)

3/4 taza de jugo de limones sin colar, pero sin semillas (185cc.)

1 taza de agua (250cc.)

5 claras de huevo

½ taza de azúcar (100 gramos)

PREPARACION

Tarta. Agregar el azúcar a la mantequilla (manteca) y batirlas hasta formar una crema.

Siempre batiendo, agregar de a uno el huevo y cada yema, e ir incorporando de a poco la harina cernida junto con la sal y el polvo de hornear e ir intercalando con la leche o vino (no es necesario que la mantequilla esté derretida para hacer esta parte de la receta).

Unir hasta formar una masa trabajándola solo lo necesario.

Paso siguiente: formar un bollo, cubrir con papel film y dejarlo descansar en la heladera (refrigerador) un mínimo de media hora.

Lo ideal para esta receta es dejar descansar la masa fria de un día para otro.

Luego estirar la masa lo más fina posible y forrar un molde de 24cm de diámetro sin enmantecar (en este caso no es necesario el clásico enmantecado y enharinado). Si puedes contar con una tartera desmontable de 24 cm (molde de tarta desmontable), tanto mejor.

Pinchar la masa y cubrirla toda con papel de aluminio.

Colocar en el congelador hasta que esté bien firme.

Hay quienes optan por utilizar una masa de chocolate para la base, pero en este caso preferimos usar la masa clásica. También es común utilizar una pasta en base a galletas, o una masa de pasta frola, pero este no será el caso.

La masa se cocina en horno fuerte 195º durante uno minutos para afirmarla y se note consistente. Siempre recuerda tener el horno precalentado antes de meter las tortas.

Retirar el papel bajar la temperatura (170º) y dejar cocinar hasta que la tarta termine de cocinarse.

Ir comprobando el cocimiento retirando el papel.

Apenas se note cocida, retirarlo y terminar de cocinarla siempre a fuego bajo.

Crema de limón para el relleno. Poner los 70cc. de agua en una taza y esparcir por arriba la gelatina. Dejar 10 minutos hasta que se hidrate y luego ponerla 20 o 30 segundos en el microondas o en un baño María suave hasta que esté bien disuelta.

Batir con batidora las yemas junto con 1/2 taza de azúcar hasta que la preparación esté espesa y de un color claro.

Incorporar el almidón de maíz de a poco y revolviendo bien hasta que se integre.

Agregar la gelatina hidratada y disuelta, el agua y el jugo de limón.

Llevar a fuego suave revolviendo siempre hasta que comience a espesar y llegue a punto de hervor.

Retirar y dejar enfriar en un baño María invertido mezclando cada tanto.

Recuerda que este baño se usa para bajar la temperatura a algo que está caliente.

Merengue. Poner las claras en una cacerola con el azúcar.

Llevar al fuego y mezclar siempre para que la clara no se cocine.

Dejar sobre el fuego hasta que el azúcar esté disuelto y al poner un dedo sintamos las claras a una temperatura caliente (40º).

Retirar y volcar sobre el bol de la batidora.

Para formar el merengue batir las claras a la velocidad máxima, hasta que quede un merengue firme.

Agregar la mitad del merengue a la crema mezclando bien hasta integrarlo y el resto agregarlo en forma envolvente y lenta para no bajar el volumen.

Verter la crema sobre la masa de fondo cocida y enfriada.

Emparejar con una espátula y llevar a la heladera durante 4 horas para que solidifique bien y pueda permanecer en una mesa de postre sin peligro que se deforme.

Se puede decorar con merengues secos y esparcir ralladura de limón o preparar un merengue y decorar con manga y puntero. El uso de la ralladura de limón es un clásico para este postre.

Para decorarlo con merengue se debe realizar una vez que la crema solidificó y cuando al apoyar un dedo sobre ella ésta quede adherida.

De lo contrario al sacar de la heladera el merengue se va para todos lados.

Comentarios